Hasta Cabra del Santo Cristo, a casi 100 kilómetros de Torredonjimeno, tienen que viajar los integrantes de la plantilla del Patín Bar Torredonjimeno de Fútbol Sala el próximo domingo para a las 12 del mediodía afrontar su compromiso correspondiente a la penúltima jornada de Liga. Un rival recién descendido pero que es el colista de este grupo. “Vamos allí con la ilusión de ganar los tres puntos, después del empate de la pasada semana. A Cabra no se los jugadores que irán porque algunos tienen que estudiar y otros tienen trabajo, además de alguno que puede ser se quite por el largo desplazamiento”, señala el presidente de la entidad,  Manuel Carpio.

Una temporada con muchos obstáculos para la que quedan solo estos dos partidos. Aún ganándolos, no ha sido una temporada tan exitosa como la pasada. “Hemos fallado muchos partidos, el último no lo pudimos jugar en el pueblo porque el pabellón estaba ocupado, muchos días sin entrenar y luego jugadores que tienen trabajo, lesiones de hombres importantes…”, se lamenta Carpio.

Lesiones, falta de entrenamientos y cansancio, que tal y como reconoce el propio presidente, son los principales motivos por los que el equipo este año no va a jugar la próxima Copa Presidente Diputación. Además, tampoco tienen claro si ellos continuarán con el club el próximo año. “En un equipo de esta categoría hacen falta seis o siete personas que le dediquen tiempo y colaborando, haciendo cosas, más implicación y tomárselo más en serio, si no esto te quema”, concluye Carpio.

La próxima semana el Club Patín Bar Torredonjimeno de Fútbol Sala despedirá la temporada ante su afición con un encuentro ante el Bailén Fútbol Sala.