Aunque las previsiones meteorológicas para el final de esta semana anuncian lluvias, las agradables temperaturas que se prevén esta semana, que por momentos podrían incluso superar los 25 grados en Torredonjimeno, provoca en los humanos una ‘alegría’ que también viven los insectos. Así, principalmente debido a esta subida de las temperaturas, el Picudo Rojo vuelve a estar muy activo en la localidad y si no se pone remedio sus larvas volverán a atacar las palmeras de nuestro municipio, su víctima favorita, hasta provocar su muerte. Con la subida de las temperaturas, el Picudo Rojo vuela hasta la copa de la palmera, donde colocan sus larvas y se alimentan del corazón de la misma.

Los efectos que produce en las palmeras son el amarilleamiento y marchitamiento de las hojas, hasta su muerte y el principal problema es que la plaga no se aprecia desde el exterior, por lo que en el momento en que se detecta, la planta está ya muy afectada, de ahí que se recomiende realizar tratamientos preventivos durante primavera y verano.

La plaga de Picudo Rojo llegó a Torredonjimeno hace algo más de dos años y ha provocado en la localidad  que hayan muerto muchas palmeras, algunas incluso centenarias, ya que la gente, sobre todo a título individual, desconocía la existencia de esta plaga.

Para combatir esta plaga los tratamientos están continuamente en evolución, y además existen varios tipos. Entre los más económicos, por unos 120 euros de media, una persona puede controlar esta plaga en sus plantas y evitar que su palmera sufra esta infección y muera en unos meses.