Pleno ordinario del mes de marzo ayer en el consistorio toxiriano. Una sesión que tuvo dos partes bien diferenciadas. En la primera, los cuatro grupos municipales aprobaron los distintos puntos del orden del día por unanimidad, destacando la dación de cuentas de la liquidación del presupuesto 2016, con la que según la portavoz de Izquierda Unida, Mamen Barranco, “se cumplen todos los parámetros, la ley de estabilidad presupuestaria, las reglas de gasto y el límite del techo de gasto, en definitiva, se cumplen todos los parámetros que establece la ley”.

Fue un pleno en esta parte tranquilo, en el que también se aprobó una modificación de crédito importante que va a suponer el arreglo de las instalaciones de la piscina municipal. “Las instalaciones tienen una antigüedad considerable, no se les ha hecho nada en muchos años y este año la inspectora de sanidad amenazaba con no dejarnos abrir las instalaciones porque no cumplíamos la normativa en varios puntos. Nos faltan duchas en la piscina pequeña, no cumplimos tampoco con el fácil acceso a la depuradora, etc..”, explica Mamen Barranco.

También se va a construir en la piscina un almacén para productos tóxicos y una taquilla, que va a evitar que los trabajadores pasen el verano debajo de una sombrilla, en unas condiciones que eran pésimas para desarrollar su labor.

Pero este buen discurrir de la sesión cambiaba en la parte de las mociones, en la que la unanimidad desaparecía. Por ejemplo, en materia de educación, los grupos no se pusieron de acuerdo, como era previsible. Por eso, el PP pedía unidad y altura de miras en palabras de su portavoz en este punto Manuel Ángel López: “abogamos por un pacto entre todos los partidos que evitaría muchos debates. Realmente cada uno intenta aportar lo que entiende por educación y en ese grupo de trabajo o foro podríamos proponer todos y sacar una ley que realmente aporte, evitando las diferencias, tanto sociales como políticas y educativas, que se puedan dar por las diferentes leyes que se han aprobado en toda la democracia”.

Después, se habló del tan traído impuesto de donaciones y sucesiones, según el PSOE, una herramienta vital para seguir manteniendo algunos servicios públicos. “Nosotros nunca estaremos de acuerdo en que se quite un impuesto que verdaderamente influye en el 1,8 por ciento de la población, un dato muy pequeño, pero que a su vez repercute en la financiación de importantes servicios públicos”, señalaba Manuel Anguita, portavoz del PSOE.

Así, este fue uno de los últimos asuntos tratados en un pleno que comenzó con las felicitaciones a Maribel Lozano, portavoz del PP y al Alcalde Juan Ortega, por sus recientes cargos obtenidos en el Partido Popular y la FAMP, respectivamente.