Con abrazos a izquierda y derecha y con palabras de agradecimiento también desde ambos lados de la bancada. Así fueron las últimas horas de Juan Ortega como alcalde de Torredonjimeno, ya que tal y como se estableció hace dos años en el pacto de gobierno municipal entre Izquierda Unida y Partido Socialista, este martes Juan Ortega renunciaba a la Alcaldía de Torredonjimeno para que a partir del próximo sábado sea Manuel Anguita, el líder de los socialistas, el que ocupe esta función. Dos años para cada partido cumpliéndose así lo establecido en su día tras el resultado electoral de 2015. Por todo esto, Juan Ortega, vivió ayer un día con sentimientos encontrados, en los que la emoción entrecortó partes de su discurso con silencios a los que el pleno apoyó con aplausos y en los que se vio incluso a concejales del Partido Popular con alguna lágrima fuera. En el pleno Ortega estuvo arropado por su familia, amigos, compañeros de Izquierda Unida y el Partido Comunista e incluso alcaldes de otras localidades de la provincia.

El protagonista dividió su discurso en dos partes. Primero enumeró lo realizado en cada área de su gobierno, con él al frente, actuaciones que pronunció con orgullo, aunque reconociera que alguna, como la situación de Gestamp, se queda todavía pendiente. En lo personal, recordó su infancia, su carácter trabajador, agradeció a su familia su paciencia y también tuvo palabras para los compañeros de bancada.

Terminan así dos años con Juan Ortega como Alcalde de Torredonjimeno para que el próximo sábado, a partir de las 12 del mediodía, Manuel Anguita tome el relevo y continúe con lo establecido en el pacto de gobierno municipal entre PSOE e Izquierda Unida, dándose además el hecho de que Anguita será el primer alcalde socialista de la localidad.