La actividad en el Centro Social El Olivo no descansa en verano, al contrario. En la época estival, los más pequeños se encargan de dar vida al centro con la participación en distintas actividades. Niños y niñas se encuentran estos días formando parte del Taller de Circo, una de las actividades del programa Vacacciones. Una iniciativa en la que los menores desarrollarán distintas acciones encaminadas a trabajar las disciplinas circenses a través de juegos sencillos encaminados a desarrollar habilidades de coordinación, captar la atención del público o aprender a hacer malabares. Octavio Carazo, coordinador de la actividad, aseguraba que los niños “al ver que tienen la capacidad de hacer las acrobacias y los malabares, se despierta en ellos la ilusión y el interés por saber más”.

Monitores y niños han disfrutado de una jornada en la que los juegos planteados han permitido que los pequeños descubran una realidad hasta ahora desconocida para ellos. Además, para poder desarrollar los diferentes juegos, los niños y niñas también han elaborado sus propios elementos para, por ejemplo, el aprendizaje de los malabares. Uno de los monitores del taller, Jesús Jaén, explicaba que durante la sesión “hemos hecho de todo y parece que les llena porque nunca lo han visto. Les ha gustado mucho”.

Un taller de cuatro horas, aunque para algunos de los menores bien hubiera sido necesario pasar todo el día disfrutando de los entresijos del mundo del circo.