Enorme susto el que se llevaban anoche vecinos de la zona de la iglesia de Santa María. Una de las campanas de Santa María caía sobre uno de los vehículos estacionados en las inmediaciones de la parroquia, concretamente en la zona de la puerta de Los Dolores. La campana de San Pedro y San Pablo estaba situada en la cara norte de la torre que da a uno de los tejados. Los técnicos de la empresa toxiriana, Campanas y Rosas, trabajan ya en un informe para determinar las causas concretas que provocaron este desprendimiento. El párroco de Santa María, Enrique Cabezudo, exponía que “esta mañana han estado revisando. Aún no he visto el informe, porque se hará de manera detallada. Además se ha caído justamente la que llevaba menos tiempo instalada. Hasta que no se haga el informe no podremos saber las causas”.

La campana caía sobre el tejado precipitándose posteriormente a la plaza de Los Dolores impactando contra un coche, propiedad del Sacristán de la iglesia de Santa María. Tras el suceso, el párroco de Santa María asegura que se tomarán las medidas necesarias para evitar que se pueda repetir este episodio: “Si hay que hacer lo que sea, vamos a hacerlo aprovechando la situación. Se atendería lo que hiciera falta, no podemos estar en riesgo”, sostenía Enrique Cabezudo.

Por el momento, las campanas de la iglesia de Santa María no volverán a sonar hasta que se tenga la certeza de que se puede realizar esta acción con todas las garantías. El párroco aseguraba rotundamente que “no pensamos tocar campanas hasta que tenga un informe positivo claro”.

Aunque en estos días esta zona es una de las más transitadas de la localidad con motivo de la Novena que se celebra en honor de Nuestra Señora de Consolación, afortunadamente sólo hubo que lamentar los daños materiales provocados al vehículo y los propios del desprendimiento de la campana en la iglesia de Santa María.