Visita a la ETAP de Martos el pasado mes de junio.

El recibo del agua en Torredonjimeno podría ser más bajo. Podría, pero no lo es. El motivo es la situación de desamparo en la que se encuentra el sistema de la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de Martos, concretamente el subsistema de Martos, del que dependen las localidades de Martos, Torredonjimeno, Torredelcampo y Jamilena. El hundimiento de una de las galerías por la que discurren las conducciones en 2013 incrementa el precio que los usuarios pagan por el servicio de agua.

Desde esa fecha, la galería continúa sin reparar y para obtener agua se llevan a cabo sondeos en puntos como Gracia Morenita, donde se extrae agua del subsuelo, con el consecuente coste que conlleva no obtener el agua en superficie. Un sobrecoste que soportan los vecinos de las localidades afectadas. Uno de los grandes problemas para resolver esta situación es la implicación de varios agentes, que hasta el momento no han logrado un acuerdo para solventar esta situación.

La gestión de la captación de agua, el transporte hasta la depuradora y la propia depuradora están gestionadas por Acuaes, empresa dependiente del Gobierno Central. Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) y Diputación Provincial de Jaén son otras de las administraciones implicadas.

El diputado provincial de Servicios Municipales, Bartolomé Cruz, explicaba a este periódico que desde la Administración Provincial “estamos llevando a cabo gestiones para que ese servicio se preste desde la Diputación. Actualmente estamos en negociaciones con Acuaes, pendientes de firmar un convenio que permita dar una solución definitiva a este problema”.

A finales del año 2016, la CHG licitaba por 2,5 millones el mantenimiento de la ETAP y de la red en alta del sistema Víboras-Quiebrajano. “Ni un solo euro de los anunciados se va a destinar a estas obras tan demandadas”, denunciaba en aquel mes de diciembre el diputado nacional, Felipe Sicilia. A lo que respondía la diputada nacional del PP, Ángeles Isac, recordando a la Junta de Andalucía que “aún quedan por ejecutar en la provincia estaciones depuradoras como la localidades como Torredonjimeno”.

Ya en 2017, concretamente el pasado mes de junio, responsables políticos de los Ayuntamientos de Torredojimeno, Martos y Jamilena se reunían con Bartolomé Cruz para denunciar que los Presupuestos Generales del Estado destinaban una partida por importe de 9,7 millones de euros para obras hidraúlicas en Jaén, aunque sin dedicar ninguna cantidad a la problemática de la ETAP de Martos. “Solo el gasto de consumo eléctrico para la puesta en marcha de los sondeos, ha pasado de 25.392 euros en el año 2011 a más de 400.000 actuales”, indicaba el diputado provincial de Servicios Municipales.

A esta esperpéntica situación, en la que falta de acuerdo entre administraciones perjudica considerablemente al bolsillo de los toxirianos, se une la ausencia de lluvias en los últimos meses. La falta de precipitaciones afecta gravemente a los sondeos de Gracia Morenita. Tal y cono señala Bartolomé Cruz “obviamente este tiempo sin lluvias puede provocar que la captación de agua en el subsuelo llegue un momento en el que no permita obtener más rendimiento. No sabemos si bajará el caudal de los sondeos de Gracia Morenita y tendremos problemas de desabastecimiento. Por eso es importante alcanzar una solución que permita afrontar esta problemática”.

De momento, el problema persistirá y serán los vecinos de Torredonjimeno, y otras localidades, quienes seguirán soportando el sobrecoste en el precio de sus facturas de agua.