El Centro de Educación Infantil San Roque ha visto mejoradas sus dependencias para el curso que acaba de comenzar. Entre de los trabajos de reforma que se han ejecutado destaca la renovación del sistema eléctrico del colegio. El director del centro, Manuel Villar, explicaba que profesores y alumnos se han ido adaptando “y modificar un poco la rutina habitual que teníamos en el colegio”.

Otra de las actuaciones previstas para desarrollar con urgencia es la renovación de los aseos para niñas, que han sufrido un pequeño hundimiento debido a las humedades que han afectado a la estructura de esta zona. “Hay que arreglarlo y se cometerán con urgencia y me comentaron que aproximadamente estará ejecutándose en un mes”, anunciaba Manuel Villar.

Alrededor de 134 alumnos y alumnas se han incorporado al nuevo curso escolar en el colegio San Roque, un centro con una actividad incesante que va más allá de las clases diarias: “Creemos que la enseñanza no es solo estar en clase, vamos a seguir desarrollando trabajos colaborativos, trabajos en el entorno y con todos los programas del año pasado y actividades nuevas”.

Con el objetivo de mejorar la atención a los niños y ayudar a la conciliación de la vida laboral y familiar, desde el centro se continuarán realizando gestiones para disponer en el futuro del servicio de aula matinal.