Gloria Martínez

Con el verano dando sus últimos coletazos las propuestas para escaparse no cesan. Esta vez traspasamos los límites de nuestra provincia y nos vamos a la población cordobesa de Zuheros, donde septiembre es el mes del queso.

Y es que durante el fin de semana del 21 al 24 de septiembre se celebra la Fiesta del Queso, excusa perfecta para dejarnos embaucar. Este año se celebra la 14ª edición de esta fiesta que tan popular la hace entre los amantes de este manjar. Durante tres días las actividades se multiplican y se ofrecen degustaciones, tanto de queso como de vino. La iniciativa parte con el objetivo de promocionar los quesos artesanales de la zona y, créanme, lo consiguen.

Pero si las agendas nos impiden cuadrar fechas, Zuheros nos acoge durante todo el año con sus calles empinadas que, a pesar del suspiro que nos provocan por el desnivel, bien merecen la pena recorrer.

En el término municipal también está la Cueva de los Murciélagos, un yacimiento que cuenta en su interior con arte rupestre del Paleolítico Superior y recibe su nombre porque diversas especies de este mamífero la habitan desde hace siglos. En su interior destacan dos estancias, por un lado se encuentra la sala de las Formaciones, presidida por una gran estalactita conocida como el ‘espárrago’ debido a la forma que ha logrado tras el paso de los años. En segundo lugar, la sala del Órgano nos recibe con una serie de formaciones rocosas que no dejan indiferente a nadie.

Este enclave arqueológico se encuentra en la Ruta de los Ammonites que discurre por el Geoparque de las Sierras Subbéticas, lo que nos da la posibilidad de terminar la visita realizando una ruta de senderismo que nos regalará unas vistas que no seremos capaces de borrar de nuestras retinas.

¿Qué más se le puede pedir a septiembre?