La Guardia Civil de Martos ha detenido a dos vecinos de Torredelcampo, de 32 y 34 años, como presuntos autores de varios delitos contra el patrimonio. A los arrestados se les imputan un total de doce hechos delictivos, cometidos en los términos municipales de Torredelcampo, Torredonjimeno, Jamilena y Villardompardo. Los delitos que se le imputan son robos en el interior de vehículos, robos con fuerza en las cosas y hurtos de vehículos a motor. Las zonas elegidas en la mayoría de los casos eran las próximas a la Vía Verde del Aceite.

La investigación se inició ante varias denuncias recibidas en diferentes localidades, todas próximas entre sí. Se estableció un dispositivo en el que intervinieron varias unidades de la Guardia Civil. Se tuvo en cuenta el “modus operandi”, que consistía en robar en el interior de vehículos estacionados en caminos rurales o zonas agrícolas mientras sus propietarios realizaban labores agrícolas. El fuerte ruido de la maquinaria que manipulaban hacía pasar desapercibido para los propietarios de los vehículos el que se producía al fracturar los cristales de los vehículos, objeto de los robos.

Las zonas elegidas en la mayoría de los casos eran las próximas a la Vía Verde del Aceite. Acudían andando o en bicicletas sustraídas en robos anteriores, para pasar desapercibidos en los desplazamientos. En el momento de la detención, uno de ellos portaba 194,95 euros, dos teléfonos móviles y un destornillador. El dinero que llevaba y uno de los teléfonos móviles procedían de dos hechos delictivos que acababan de cometer en dos vehículos estacionados en zona rural, cercanos al lugar de su detención. El destornillador era una de las herramientas utilizadas para fracturar las cerraduras de las puertas de los vehículos.