Tal como estaba previsto en su Plan de Actividades anuales, la Asociación del Casco Antiguo de Torredonjimeno ha hecho su viaje a Lisboa y el Santuario de Fátima durante los días 13 y 14 de enero. La salida fue el viernes a las 23 horas para facilitar la asistencia a los que trabajaban en esa jornada, con llegada a Lisboa a las 7 horas, lo que les permitió desayunar temprano y visitar el centro histórico de la ciudad, bellísima y moderna, ya que fue reconstruida después del terrible “Terremoto de Lisboa”, que tuvo lugar en 1755 y destruyó prácticamente sus casas. El edificio de Los Jerónimos, la Torre de Belem, laza del Rocío, el Arco del Triunfo, y las calles y paseo existentes a la orilla del Tajo  fueron recorridos por los viajeros tosirianos  durante la mañana. A mediodía llegaron a la comarca en la que pastoreaban sus rebaños Francisco, Lucía y Jacinta, los niños que protagonizaron  las siete apariciones que en día 13 les concedió la Virgen María  (del 13 de mayo al 13 de octubre), concluidas con unos movimientos extraños de sol en el cielo en la última, la del 13 de octubre, fecha en la que había cientos de personas en lo que hoy es la explanada del Santuario y en la que se levantó la primera ermita, muy pequeña, existente todavía frente al citado santuario, al otro lado de la explanada que puede albergar hasta 100.000 personas con las ampliaciones realizadas detrás de la pequeña ermita.

Los miembros de la expediciónrecorrieron antes y con devoción el camino en el que se halla el Calvario de los Niños Pastores, junto al pueblecito en el que nacieron y en el que se conservan las que eran sus casas hace 100 años, para pasar por la tarde a visitar Fátima, con asistencia a  la Misa en español, celebrada a las 7.30 delante de la ermita original y la imagen de la Virgende Fátima.

En ese mismo lugar de Fátima asistieron a la emotiva “Procesión de la Virgen de los días 13 de mes”, que circunvaló la plaza entre las 21 y las 22 horas, con alrededor de dos mil peregrinos de todo el mundo que portaban velas, circunstancia  que creaba un ambiente muy especial con los reflejos sobre el suelo mojado por la lluvia. El día 14 fue el dedicado a la visita al Santuario y su Museo y Sala de Exposiciones Temporales, así como la Misa en portugués celebrada en el inmenso segundo edificio para el culto, situado en el lado opuesto de la explanada con respecto al Santuario principal. Un viaje  magnífico en todos los aspectos, nos comenta Carmela Madero, Vicepresidenta que iba como representante de la Asociación, ya que la Presidenta, Loli García, no pudo ir por motivos familiares.