Una opositora denuncia un nuevo escándalo en los procesos selectivos del Ayuntamiento de la localidad en la época del anterior alcalde, Juan Ortega Anguita.Sostiene que la convocatoria adoleció de irregularidades desde su publicación a su resolución y además indica que se ha eliminado de la página web del ayuntamiento.

Redacción

VIVA TORREDONJIMENO

Marta Bazan espera una respuesta tras presentarse a una oposición en el Ayuntamiento de Torredonjimeno en el que considera que ha habido una serie de irregularidades.

¿Cómo se desarrolló la oposición?

Se trataba de una convocatoria de empleo para una plaza temporal, por seis meses, de trabajador/a social. El día 1 de junio se publicaron las bases oficialmente, si bien yo ya sabía que dicha plaza se ofertaría  ya que, el entonces alcalde, Juan Ortega, hizo alarde de la misma en su habitual crónica de la jornada en el Ayuntamiento que realiza en su perfil de Facebook. En ese momento, una se ilusiona al ver que se mueve el empleo público en el municipio.

Una vez publicadas las bases, observo que se trata de un concurso, en el que tienen en cuenta méritos laborales y de formación, además de requerir la presentación de un proyecto de intervención y una entrevista personal. Respecto al proyecto, no se establecen requisitos, ni objetivos, quedando tan abierto, que resulta difícil establecer los límites. La única referencia al respecto, según las bases, es dar continuidad al proyecto “Acompáñame Torredonjimeno”, dirigido a personas mayores en situación de dependencia, sin otro recurso a su alcance. Con este escueto dato, me pongo a trabajar en un proyecto personal.

La puntuación de cada fase del concurso otorga, 5 puntos como máximo a la experiencia laboral, 5 puntos como máximo a la formación, y 10 puntos al proyecto / entrevista personal. Es una baremación dispar, que se presta a la subjetividad del tribunal, no obstante, cada candidato hicimos nuestro proyecto y participamos en la convocatoria.

Finalizado el plazo de presentación de solicitudes, con su proyecto correspondiente, resultó que 6 personas habiamos presentado dicha solicitud. Fuimos citadas para entrevista en el Ayuntamiento. Sin saber muy bien como transcurriría la misma, y sin conocer la composición exacta del tribunal, ya que nunca fue publicado. Durante la espera para la entrevista, otras candidatas comentaron que la plaza ofertada venía a dar continuidad a un proyecto que ya existía, y que desde hace seis meses venía llevando a cabo una trabajadora social a la que por esa fecha finalizaba el contrato. El transcurso de las entrevistas en sí mismo puede valorarse como poco estructurado, ya que no existen en ningún momento indicaciones de tiempo, o similares, que den coherencia y generen una situación de igualdad en la valoración de todas las candidatas, e incluso la composición del tribunal no fue la misma con todas las candidatas, entrando y saliendo miembros diferentes en dos ocasiones.

Durante mi entrevista, que fue la primera del proceso de selección, se me pidió exponer el proyecto, y transcurridos unos minutos, se me instó a detenerme y concluir con brevedad. Sin un guion y con evidencias claras de que mi proyecto no había sido leído y analizado por los miembros del tribunal, se me realizaron pocas preguntas a las que respondí con capacidad y conocimientos adecuados, y cuyo contenido está ampliamente redactado en el desarrollo de mi proyecto. Llama la atención que en medio de mi entrevista, uno de los miembros del tribunal, abandona la sala.

La ilusión por participar en el proceso, tras observar los hechos, va desvaneciéndose, la verdad… pero para mi sorpresa, cuando sale la lista con la puntuación resulto ser la candidata seleccionada. Esto fue el día 3 de julio, yo me encontraba trabajando fuera de manera temporal, por lo que llamé al Ayuntamiento, donde me informaron que esta lista era definitiva y que la incorporación sería inmediata. El mismo día 4 de julio de 2017, recibo una llamada telefónica de la concejala responsable del área de Asuntos Sociales, Berta Granadino, quien me indica que mi contrato comenzará el lunes 10 de julio de 2017. Emplazándome a vernos en dicha fecha en el Ayuntamiento, a las 8 de la mañana, para recibir las indicaciones oportunas de las funciones a realizar. Ante la evidencia de mi nuevo contrato laboral, ceso en mi anterior empleo y procedo a trasladarme a Torredonjimeno.

El lunes día 10 de julio de 2017, a las 8 horas, hago acto de presencia en el Ayuntamiento de Torredonjimeno. Me dirijo a varias personas, que no saben de mi llegada ni del inicio de mi contrato, nadie sabe darme respuesta. Cuando llega Berta Granadino, y me dice que se le ha olvidado avisar al servicio de personal para que cursaran mi alta laboral, lo que denota desorganización y dejadez del proceso de contratación. No obstante, mantenemos una reunión, donde se me indican mis funciones y se me emplaza a regresar el martes, ya con el alta laboral activa.

Los días siguientes, martes 11 julio, miércoles 12 de julio, jueves 13 de julio, suponen un estado de caos y estrés para mí, nadie me atiende oficialmente, no han cursado mi alta laboral, no sé quien es la persona responsable de mi contrato, y sólo por rumores de trabajadores ajenos al proceso, escucho que no se me ha dado de alta porque existen problemas con el expediente. No consigo ser atendida por ningún responsable, ni presencial ni telefónicamente, con el consiguiente agravio, tanto hacia mi persona y mi dignidad, como material, debido al incumplimiento de la promesa de contrato llevada a cabo desde el Ayuntamiento, mediante la lista publicada y mediante llamada telefónica de la concejal responsable, con la consiguiente pérdida de mi actividad laboral previa, y los gastos ocasionados por mi traslado para iniciar mi nuevo contrato en fecha 10 de julio. Las consecuencias de esta situación me han provocado un daño real, valorable y cuantificable, al haber supuesto el abandono de mi contrato laboral previo. La concejal responsable de mi contrato, nunca más se pone en contacto conmigo ni me da ninguna explicación, actitud que ya roza la mala educación, cuanto menos.

En fecha 14 de julio, consigo ser atendida por el secretario del Ayuntamiento y presidente del tribunal de selección, Andrés Fernández Cruz, quien me explica que existe un error en la baremación de mi expediente, y que es preciso dejar transcurrir el plazo de interposición de recurso de alzada, ante la previsión de que otros candidatos de la lista puedan elevarlo contra mi expediente. Se me explica que ha sido un error avanzar el inicio del contrato y que al no haber sido dada de alta en fecha 10 de julio, también por error y olvido de la concejala responsable, se va a paralizar el mismo. No se tiene en cuenta la promesa de contrato ejecutada, ni los daños y perjuicios ocasionados en mi persona y mi situación laboral por la misma. No se me ofrece solución alguna, constatándose claramente la existencia de una situación de indefensión por mi parte.

En fecha 18 de julio, previa solicitud de cita, soy atendida, a instancia mía, por el Alcalde del Ayuntamiento de Torredonjimeno, Manuel Anguita Quesada, quien me transmite la misma situación que el Secretario, sin poder ofrecerme solución alguna a la situación, que error tras error, se ha generado sobre mi contrato. Mi situación es de indefensión, con una situación de paro laboral sobrevenida y generada por los errores del Ayuntamiento de Torredonjimeno, y directamente perjudicada por la ineficiencia del proceso.

Ante tal hecho, no puedo hacer otra cosa que esperar, y pese a que me habían dicho el primer día que la lista era definitiva, resulta que no era así, que hasta el 4 de agosto se podía recurrir, si bien, fue la concejal de asuntos sociales, la que forzó una incorporación inmediata, saltándose los plazos legales, con el consentimiento del resto de responsables del Ayuntamiento.

Una vez transcurrido el plazo de alegaciones, que se saltaron al principio, sale una nueva lista de candidatos, donde varía la puntuación tanto mía, como de la segunda candidata, a quienes se nos baja puntuación, y es la tercera candidata, a la que se le sube puntuación, y pasa a ser la primera, y por tanto se le renueva el contrato, ya que era la persona que había estado ejerciendo el puesto con anterioridad. Estaba bastante claro que la convocatoria no era real ni en igualdad de condiciones, pero por desgracia esto sucede en demasiadas ocasiones en los Ayuntamientos.

A mí no se me da ninguna explicación, ni disculpa al menos. Por lo que me dispuse a solicitar una indemnización por daños y perjuicios, ya que había perdido mi anterior empleo. Presenté un escrito en septiembre y un mes después tras no recibir noticia alguna, me entrevisté nuevamente a instancia mía, con el Alcalde, quien verbalmente se comprometió a darme alguna solución. Si bien, transcurridos ya cuatro meses, nadie se ha puesto en contacto conmigo… es como si el tema se hubiera enterrado y olvidado. Hasta de la sede electrónica del Ayuntamiento se han borrado los documentos del proceso.

¿De qué fases se compuso y cómo fuiste  completándolas?

Como ya he dicho antes, hubo que presentar méritos laborales anteriores, cursos de formación y un proyecto de intervención con personas mayores, para el cual no se dio ninguna instrucción concreta. Yo presenté en plazo mi solicitud, aportando mis contratos anteriores, mis cursos y un proyecto personal que elaboré en los 20 días de plazo que se dieron y que nadie parecía haber leído.

Después comprendí que el proyecto no estaba definido en las bases por un motivo de peso…. y es que ya existía, y una persona en concreto, que lo había estado llevando a cabo, lo que pasaba es que su contrato acababa, y había que buscar la fórmula para volver a contratarla.

Ahora lo pienso, y me parece una enorme falta de respeto de los responsables de nuestro Ayuntamiento, el hecho de convocar una plaza de trabajo así, y es una falta de respeto y de consideración hacia el resto de candidatas que participamos, ya que nos hicieron trabajar duro en un proyecto sin perfil… a sabiendas de que no serían ni leídos… ya que la intención era continuar con el que ya existía, y con la misma trabajadora…. un teatro vamos.

¿Qué plazos se fijaron para la entrega de documentación, periodo de alegaciones, etc..?

Pues fueron 20 días para presentar solicitud y proyecto. Después salió la lista de candidatos con bastante rapidez, y aunque en ese documento se daba un mes de plazo, para poder recurrirla, no lo respetaron, y la concejal responsable, Berta Granadino, me comunicó mi contratación al día siguiente de su publicación en los lugares oficiales.

¿Cuándo se publicaron los nombres de las personas que componía el tribunal?

Nunca se publicaron los nombres de los componentes del tribunal…. en las bases iniciales se recogía que el presidente del tribunal sería el secretario del Ayuntamiento y técnicos del Ayuntamiento, sin especificar quien.

En todo este tiempo, ¿has tenido respuesta por parte del Ayuntamiento de Torredonjimeno?

No, nunca, silencio absoluto. Las únicas personas con las que he mantenido conversaciones al respecto han sido el Alcalde y el secretario, pero siempre a instancia mía.

Nadie, ningún responsable me ha llamado nunca para explicarme la situación, ni siquiera para pedir disculpas por su comportamiento político. Me parece una actitud irresponsable, las personas que ejercen la política parecen no querer asumir nunca ni el más mínimo error. Tan solo buscan la foto y la medalla, y esa actitud ya cansa la verdad.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, ¿qué es lo que pides?

Pues al menos que se restituya un mínimo de justicia en la situación, que se reconozca públicamente que se cometieron errores, que me perjudicaron personalmente y económicamente, y que he pasado por una situación de indefensión, de cabreo, de tristeza…. bastante difícil de describir en estas líneas, y de la que nadie en el Ayuntamiento se ha hecho cargo, ni siquiera una llamada de disculpa. También quiero que se asuman responsabilidades políticas cuando toca, al igual que se asume la foto y la medalla. Quiero que el empleo público lo sea de verdad, que no se amañen los procesos de contratación de los Ayuntamientos, que esta práctica tan habitual se acabe de una vez, y se hagan procesos limpios e igualitarios. Además de solicitar una responsabilidad patrimonial por el empleo que perdí.