Vuelve el paro para muchos pasados los periodos correspondientes a la recolección de la aceituna, que en nuestra ciudad y las próximas genera mucho empleo, aunque no para las mujeres, que se han quedado un poco en el aire al desaparecer las “recogedoras” que acompañaban a los hombres (“varas”) formando un tándem, tanto es así que en muchos tajos pedían a los varones que vinieran acompañadospor al menos  una mujer, ya que la recogida del suelo una a una exigía llevar un buen grupo de ellas en la cuadrilla. Por otra parte, tenemos el empleo “ocasional y temporero de la Navidad en hostelería”, datos que se suman y dan una situación del empleo muy buena en diciembre y parte de enero, pero es un espejismo porque cuando acaban Navidad y recolección vuelven las cifras del desempleo por sus fueros, y para los jóvenes menores de 35 años son cifras de algo más del 50% en Andalucía. Esta es una situación insostenible e injusta y es evidente que algo hay que hacer, porque estos jóvenes nacieron antes de la crisis de 2007 y no tienen culpa de que pasara lo que pasó, lo que todavía está pasando. Sin embargo, empresarios y financieros ganan más que antes.

Habla uno con chicos o chicas de hoy y la mayor parte de ellos piensa en marcharse de aquí, como en la década de 1950, cuando se fueron los de la canción del “Emigrante” que Juanito Valderrama interpretó asustado ante  Franco y sus invitados un 18 de julio, en La Granja. “Adiós, mi España quería”. Es ésta la juventud mejor formada y también la que tiene perspectivas más sombrías. Ya se han marchado miles, y todo el que tiene esperanzas de conseguir un empleo, se va. De los que se quedan, acaban de salir los datos de 2017, que afirman que de los menores de 30 años, 2 de cada 10 viven independientes, pero los otros 8 viven en casa de sus padres (cifras de la provincia de Jaén). Es desconcertante y no se ve la salida, salvo que se ponga en marcha iniciativas que compensen este déficit de empleo. Si no, esto no va a acabar bien porque un día va a saltar y entonces lo lamentaremos. Actuemos ahora que estamos a tiempo.